Skip to content
15/04/2020
Vitamina D
La fuerza del sol
A esta altura, ya todos sabemos que la Vitamina D es más que indispensable para nuestro organismo, y es en estos días de confinamiento con apenas exposición solar, cuando nos preguntamos ¿cómo afecta la ausencia de los rayos del sol a nuestra piel y que hacer?

Lo primero que debes saber es que tenemos tres maneras de obtener la vitamina D:

El sol, que nos aporta el 90% que necesitamos es nuestra principal fuente; pero, evidentemente, el estilo de vida que estamos llevando con el confinamiento no nos lo hace nada sencillo. El porcentaje restante se obtiene a través de los alimentos (salmón, atún, sardina…) pescados grasos y mariscos, quesos, huevos y lácteos. Y la tercera y última manera de obtener la vitamina D es mediante los suplementos.
Por eso hoy, os propongo unos trucos que podemos hacer en casa para mejorar el aspecto de vuestra piel ahora que carecemos de nuestra principal fuente, el sol, o al menos, la mayoría, lo tenemos limitado al no tener jardín o amplias terrazas en las que recibir la Vitamina D que tu piel también necesita.

¿Sabes cómo reconocer una piel con carencia de Vitamina D?

Es evidente que el aspecto de la piel será menos saludable que el rostro que los recibe (eso sí, supongo que lo harás con protección y haciéndolo de manera responsable). Para paliar ese aspecto algo entristecido, “cetrino, gris y hasta mustio”, al que le falta vitalidad, tenemos productos a mano y rutinas que nos pueden ayudan a paliarlo.


1. ACTIVAR la microcirculación.

Para combatir la falta de luminosidad e incrementar la renovación celular, (responsables de ese aspecto algo apagado) la solución pasará por estimular la microcirculación. ¿Cómo conseguimos estimularla? Mediante masajes manuales activadores (muy enérgicos) como el que hacemos en cabina, aunque también lo podemos realizar en casa utilizando dispositivos o gadget manuales como por ejemplo los Cryo-Sticks.


2. PÓMULOS, pon tus ojos en ellos.

Unos sencillos ejercicios conseguirán estimular la zona de las mejillas y potenciar su aspecto saludable. Con la boca cerrada, sólo tienes que hinchar las mejillas de aire y pasarlo de un lado al otro. Otro opción sería con la boca abierta frente al espejo, tensar el labio superior y con los dedos índices bajo las mejillas, presionar hacia arriba sin dejar de sonreír. Con estos ejercicios, estarás estimulando la microciculación, mejorando el aspecto de tu piel y consiguirás recuperar en parte de su posición original. 


3. MASCARILLAS, tus nuevas amigas. 

Las que contienen ácido hialurónico , aloe o extracto de pepino además de reparar, hidratan y aportan confort a tu piel. Siempre mejor frías. Las mascarillas que tengan en su composición complejos oxigenantes, arcilla, y ácidos grasos aportarán hidratación, luminosidad, y revitalización a nuestra piel. Mi recomendación: Mascarilla Vipo2 de Biologique Recherche, es simplemente ¡perfecta! Porque además.. aclarará tus ojeras y tonificará tus párpados, todo un 10.


4. TRUCOS, caseros por favor.

¡Prepara tu propia mascarilla! Una buena opción es prepararla con pepino y perejil (estupendísima también para aquellas personas que tengan manchas y necesiten suavizarlas). El pepino nutre en profundidad y el perejil se utiliza más de lo que piensas para combatir las manchas. Se tritura el pepino sin pelar y el perejil, y se añaden 5 cucharadas de aceite de germen de trigo. Se baten mezclando muy bien, se aplica sobre el rostro y se deja actuar 20 minutos, pasado este tiempo se retira con agua templada. El perejil es rico en vitaminas A, B1, B2, C y D,  y el pepino en vitamina C Tendrás el combo perfecto ¡Nutrición y antioxidantes!


5. AUTOBRONCEADOR, ese pequeño secreto.

Por si no lo sabías, los autobronceadores son el recurso cada vez más buscado que no compartirias ni con tu mejor amiga. Los autobronceadores, con formulaciones “inteligentes”, nos permiten lograr ese un tono sano, satinado, bonito y uniforme (siempre que nos lo apliquemos sensatamente) Algo a tener en cuenta es que si el autobronceador no es de calidad puedes poner en riesgo la salud de tu piel y acabar “a rayas” y con un tono lejos de lo que buscabas.
WhatsApp chat